Reflejo de viejas glorias

Augusto César Lendoiro ha sido el presidente del Deportivo en su etapa más gloriosa/ Amador Lorenzo

Augusto César Lendoiro ha sido el presidente del Deportivo en su etapa más gloriosa/ Amador Lorenzo

No son pocas las veces que los aficionados al deporte rey hemos visto a equipos considerados como ‘del montón’ realizar grandes gestas y enamorar no sólo a la afición española, sino también a la europea. ¿Quién no recuerda el Sevilla de los títulos bajo las órdenes de Juande o al Villarreal de Pellegrini? Ejemplos de que, bajo una buena comunión entre sector deportivo y directivo, hasta el más desconocido  puede lograr sorprender.

Sin duda, uno de los equipos que más merece ser analizado como reflejo de vieja gloria es el Deportivo de La Coruña. Con una Liga, dos Copas del Rey o tres Supercopas, entre otros títulos, esta formación pasó de crear afición en España con su conocido como “Super Depor” para luego dar el salto a Europa con el “Euro Depor” de Irureta. Sin embargo, el equipo que una vez enamoró a Europa, lucha ahora por salir de Segunda División y volver a competir en la ‘Liga de las Estrellas’.

¿Cómo es posible esto? Hagamos un poco de repaso de histórico. Las grandes gestas del Deportivo comienzan en el año 1992 de la mano de jugadores como Mauro Silva o Bebeto y bajo las órdenes de Arsenio Iglesias (que ocuparía el banquillo hasta en cuatro ocasiones diferentes). Había nacido el “Super Depor”, uno de los primeros equipos capaces de hacer frente a Real Madrid y Barcelona. Muestra de ello, varios galardones, la Copa del Rey de la edición 1994/1995, dos subcampeonatos de Liga, y otros dos, a título personal, para su entrenador: Premio Don Balón al mejor entrenador de la Liga en sus ediciones del año 1993 y 1995.

Posteriormente, y bajo las órdenes de Irureta (de 1998 al 2005 en el equipo) y con Valerón (toda una vida como deportivista)  como buque insignia del equipo llega el devenir del Deportivo por Europa. Se logran entonces títulos como la Supercopa de España (en el año 2000 y en 2002), dos subcampeonatos de Liga o una semifinal de Liga de Campeones, entre otros. Sin duda, quedará para siempre en la memoria el título copero del 2001/2002 o “Centenariazo”. En el año en que el Real Madrid cumplía 100 años de existencia, el Deportivo se midió a él en la final de Copa y ante los ojos atónitos de los espectadores del Bernabéu se hacía con un título que ya le había otorgado toda la prensa al equipo merengue. Pero ahí no queda la cosa, el Deportivo consiguió además cuatro temporadas consecutivas sin bajar del podio de la Liga (en las ediciones 2000/01 y 2001/02, sería segundo; mientras que en los años 2002/03 y 2003/04, fue tercero)  y cinco participaciones consecutivas en Liga de Campeones.

Hay que destacar que muchas de esas grandes gestas se deben a las buenas negociaciones realizadas por la directiva. 25 años de su vida ha dedicado Lendoiro al Deportivo y bajo su presidencia se han dado las dos etapas doradas del equipo coruñés. Reconocido como un “duro negociador”, él consiguió traer a las filas de su entidad a hombres como Mauro Silva o Bebeto, que luego serían reconocidos internacionalmente. Sin embargo, a partir del año 2006, y coincidiendo con la marcha de Irureta del banquillo, el club empieza a generar deudas y tiene que ‘ajustarse el cinturón’. Se opta entonces por dar oportunidad a la cantera (más de 15 canteranos se estrenaron en partidos no oficiales bajo el mandado de Miguel Ángel Lotina, por ejemplo) y por buscar un nuevo perfil de jugadores: jóvenes promesas y jugadores consagrados que finalicen contrato, como Carlos Marchena (llegado en 2012).

Además, de estos problemas económicos, el Deportivo vivía también una crisis institucional. Tres entrenadores (Oltra, Domingos Paciência y el actual Fernando Vázquez) y dos descensos a Segunda División (2010/11 y 2013/14 respectivamente) en los últimos tres años atestiguan que algo fallaba en la directiva del club. Todo ello hace que se inicie una nueva etapa en el núcleo interno de los de Riazor.

Así, Lendoiro, el hombre fuerte del club, abandonaba el barco en 2013 y ponía el equipo en manos de Constantino Fernández, a quién le ha tocado la difícil tarea de emular lo conseguido por su predecesor. De momento, en su nueva andadura por Segunda, el equipo gallego está realizando una buena temporada en la que viene ocupando puestos altos de la tabla (alterna entre los tres primeros clasificados desde la jornada 12 por ejemplo).

Por todo ello, no debería haber dudas de que este renacido Depor pueda volver a Primera en breve, pero, como todo nuevo comienzo, tardarán en verse los frutos de las gestiones de la nueva directiva. Para Fernández será demasiado difícil hacer frente a la sombra de alguien que consagró más de media vida a una entidad y la llevó a lo más alto. Pase lo que pase, el cuarto de siglo de Lendoiro en el Deportivo será recordado siempre. Difícil tarea la de ‘Tino’.

Avatar

Siempre quise ser Periodista y me gustó el ámbito de lo deportivo. Ahora hago mis pinitos en moroninformación.es y, colaboro, con gusto, en La Paradinha

1 comment

  1. Avatar
    Javi Guerra

    Se te han escapado varias cuestiones importantes. La primera, y más importante, apenas hablas de la Liga ganada en la 1999-00. Este hecho fue lo que consagró definitivamente al Depor entre los grandes del fútbol español. Y luego, si vas a hablar de la transición que se da en el equipo gallego (para pasar del equipo de los títulos a lo que es ahora) por obligación debes hablar de la temporada 2004-05 (en la que por cierto, aún seguía Irureta de entrenador por lo que su marcha no fue realmente el detonante del cambio). En fin, podría extenderme mucho más pero si he de ser honesto el artículo no está mal. Sin embargo, esos detalles saltan a la vista 😉