Álvaro Silva: “El futbolista español está en alza en el exterior”

Álvaro Silva tuvo la amabilidad de atender a La Paradinha/ AS

Álvaro Silva tuvo la amabilidad de atender a La Paradinha/ A. Silva

Todo un trotamundos del fútbol capaz de protagonizar varias ediciones del programa Andaluces por el Mundo, ese es Álvaro Silva que tras pasar por varios clubes andaluces como Málaga, Xerez o Cádiz lleva unos cuantos años haciendo carrera en el extranjero, y al hilo de ésto, ha acabado vistiendo la elástica de una selección exótica como es la de Filipinas. La Paradinha ha charlado con este futbolista iliturgitano de su peculiar trayectoria futbolística.

Pregunta: Está temporada has aterrizado en el Deajeon Citizen surcoreano, ¿cómo te están yendo las cosas en esta nueva aventura?

Respuesta: La verdad que la experiencia esta siendo muy positiva porque quería seguir jugando en Asia y en una de las ligas fuertes de aquí, aunque en lo profesional no hemos conseguido salvar al equipo del descenso que era el objetivo. Cuando firme, estábamos a once puntos de salir y hemos recortado puntos pero no lo suficiente, ahora sólo nos quedan cinco días para las vacaciones (este fin de semana es la última jornada) y pensar en la siguiente temporada.

P: Al estar a muchísima distancia, se supone que el fútbol coreano ha tenido poco contacto con el fútbol europeo y te parecerá más extraño, ¿no es así?

R: Es cierto que cada liga es diferente y esta es muy física pero técnicamente los jugadores coreanos son buenos . Lo que más me llama la atención es que aquí se entrena mucho mas que en cualquier otro país en los que he estado . Los coreanos (extranjeros no) suelen entrenara a las 7:00 , a las 11:00 entrenamos todos juntos (se incorporan los extranjeros) y luego ellos vuelven a entrenar después de cenar a las ocho de la tarde , viven en una residencia y dedican las 24 horas del día al fútbol .

P: ¿Qué es lo que te ha aportado, futbolísticamente hablando, tu experiencia en tantos países extranjeros?

R: El fútbol me ha aportado grandes compañeros que se convierten en amigos. También he aprendió a saber jugar a 55 grados (en Kuwait) o con mucho frío , pero sobre todo destacaría las diferentes culturas y los mas de 50 países que el fútbol me ha dado la posibilidad de conocer. A la hora de jugar o de entrenar de un sitio a otro no hay tanta diferencia pues al final la pelota es redonda en todos los países y el idioma del fútbol es el mismo.

P: En tu estancia en el Khazar Lankaran azerí tuviste la posibilidad de debutar en competición europea en las rondas previas de la Europa League, ¿fue algo especial?

R: Siempre es especial jugar competiciones importantes o partidos contra equipos grandes, de hecho un jugador profesional trabaja para ello. En esa ocasión, pasamos las dos primeras rondas pero caímos en la ultima en Israel (ante Maccabi Haifa).

P: En tu comienzo en el Khazar estuviste bajo las órdenes de Toshack, ¿qué nos puedes decir del que fuera entrenador del Real Madrid?

R: John Toshack es un gran entrenador con una personalidad y un carácter muy fuerte y creo que esa es una de las claves para llegar hasta donde llegó por que controlar a figuras como Suker, Mijatovic, Roberto Carlos… no tiene que ser fácil.

P: Después de tu experiencia en el Khazar tuviste ofertas de Israel, Catar e incluso de España, como es el caso del Marbella, donde iniciaste tu carrera, ¿por qué te decidiste por la propuesta de Al Qadsia?

R: Yo tenia claro que quería seguir jugando en el extranjero y Proneosport, quien me representa, me presentó varias opciones. Me decante por el Al Qadsia, ya que influyó mucho que el cuerpo técnico fuera español.

P: Centrándonos en tus comienzos. Viviste dos ascensos consecutivos a Primera División con el Málaga y el Xerez, categoría en la que no llegaste a debutar, ¿supone una espinita clavada para ti?

R: Sí que es una espina que tengo clavada, he estado muy cerca algunas veces, ya que fui convocado varios partidos con el Malaga cuando jugaba en el juvenil y en el filial en Segunda, pero no lo conseguí. Incluso el año que ascendí con el Málaga me rompí el hombro en la penúltima jornada y no pude recuperarme para la pretemporada y tuve que salir en el último día del plazo de fichajes hacia el Xerez donde viví otro ascenso a Primera.

P: En 2009 llegaste a un Cádiz que acababa de ascender a Segunda de manera brillante con Xabi Gracia y que mantenía a jugadores importantes como Kiko Casilla, López Silva o Cristian además de hacer fichajes interesantes como el de Diego Tristán o Joseba Arriaga. Con un cóctel así cuesta creer que el Cádiz diera con sus huesos en Segunda B, ¿verdad?

R: Teníamos buenos jugadores y un gran cuerpo técnico , pero la Segunda división es una categoría muy competitiva. Nunca llegamos a coger una dinámica positiva de resultados y descendimos en la ultima jornada con 50 puntos.

P: Tras el Cádiz y después de una segunda etapa en el Xerez, desembarcas en el Petrolul Ploiesti rumano, si te dicen que en ese momento iniciarías un periodo de tres años jugando fuera de España y militando en equipos de hasta en cuatro países distintos, ¿no lo hubieras creído verdad?

R: Después de jugar ocho años en Segunda necesitaba nuevos retos y lo que mas ilusión me hacia era tener nuevas experiencias en el extranjero. En Rumanía me fue muy bien , entonces quería seguir jugando fuera, si por el contrario la aventura en el Petrolul hubiera sido mala seguro que no llevaría tantos países en mi currículum.

P: ¿Como un futbolista de Andújar llega a representar a la selección filipina?

R: Yo contacté con Juan Guirado que había sido compañero de mi hermano (Enrique Silva), y le comenté que mi abuela nació en Filipinas, él se lo comunicó a la federación y ese mismo día se pusieron en contacto conmigo. Tras un año de papeleos y documentación conseguí la doble nacionalidad.

P: Supongo que al no hablar tagalo, el contar con otros futbolistas españoles como Guirado o Patiño en el combinado filipino debe ser un gran apoyo mutuo, ¿verdad?

R: Está claro que tienes más apoyo y siempre acabas teniendo más roce con los compañeros de tu lengua nativa allí o en cualquier equipo, pero en Filipinas todo el mundo habla inglés algo que ayuda, además de que somos muy buen grupo.

Pese a ser de Andújar (Jaén), Álvaro Silva se ha ligado estrechamente a Asia al jugar en el Daejeon coreano y ser internacional por Filipinas/ A. Silva

Álvaro se ha ligado estrechamente a Asia al jugar en el Daejeon coreano y ser internacional por Filipinas/ A. Silva

P: Antiguamente el fútbol español importaba futbolistas y ahora es uno de los mayores exportadores, junto con Francia y Serbia, de jugadores. Tú eres un claro ejemplo de este cambio de tendencia, ¿crees que esto se debe a que el futbolista español tiene mayor capacidad de adaptación que futbolistas de otros países?

R: Puede ser uno de los motivos pero sobre todo porque los equipos de otros países se interesan en el futbolista español. El nivel del fútbol español es muy alto y también  nos ha ayudado mucho la selección ganando lo que ha ganado, haciendo que el futbolista español esté en alza. Otro factor importante es la crisis económica que hay en España . En mi caso se juntan estas razones más las ganas de tener nuevas experiencias y conocer nuevas culturas.

P: ¿Hay algún aspecto del fútbol español que estés echando de menos?

R: La verdad es que no. Lo que sí hecho de menos es estar cerca de casa, la familia, amigos, comida….

P: ¿Tienes previsto regresar a España a medio y largo plazo?

R: En principio quiero seguir jugando fuera pero en esto del fútbol nunca se sabe. Pero a largo plazo sí que me gustaría acabar en España.

P: Y ahora una pregunta alejada del fútbol, entre la gastronomía rumana, azerí, árabe y coreana, ¿con cuál te quedas?

R: Me quedo con la española (risas). Como la gastronomía española ninguna… La coreana no me gusta porque es muy picante, y la azerí tampoco porque abusa de lechugas y algas. Si tengo que elegir, me quedo con la rumana, que es la mas parecida a la nuestra, y con la árabe.

Nacho Mateo

Periodista, hice mis primeros pinitos en la prensa deportiva local y luego soñé con emprender. Curioso por naturaleza, también soy productor audiovisual. Cada uno se marca su propia frontera