Cristian Ceballos: «Tim Sherwood ha sido mi mayor apoyo en el Tottenham»

Cristian aceptó la llamada de La Paradinha/ C. Ceballos

Cristian aceptó la llamada de La Paradinha/ C. Ceballos

Desde alevín se erigía como una gran promesa de la cantera barcelonista y ya siendo juvenil seguía los pasos de Gerard Piqué y Cesc Fábregas y abandonaba el club azulgrana para recalar en tierras inglesas, concretamente en el Tottenham Hotspur. Tras dos años en el filial de los ‘spurs’, Cristian Ceballos accedió a jugar en el modesto Arouca de la Liga ZON Sagres para seguir progresando en su carrera futbolista. El joven cántabro acepta la llamada de La Paradinha para compartir sus impresiones de su andadura en tierras lusas.

Pregunta: Hablar de Cristian Ceballos es hablar del maravilloso torneo que hiciste en Brunete siendo un alevín, ¿aún te recuerdan ese campeonato?

Respuesta: Sí, la verdad es que mucha gente me lo sigue recordando. Tuve la suerte de salir elegido el mejor jugador de un torneo importante

P: Tras proclamarte campeón juvenil en 2011, abandonas el Barcelona para iniciar una nueva aventura en el Tottenham Hotspur. Antes de partir hacia Londres, ¿hubo una contrapropuesta del cuadro azulgrana para mantenerte entre sus filas?, y ¿qué fue lo que te convenció para firmar por los spurs?

R: En 2011 salgo del Barcelona pese a que aún tenia contrato con el club azulgrana  por unos cuantos años más. Una buena oferta del Tottenham Hotspur me hace pensar que era momento de seguir mi carrera en otro sitio y sinceramente creo que estos dos años en el Tottenham me han servido para madurar deportivamente.

P: Durante tu estancia en el filial del Tottenham, Tim Sherwood, actual entrenador de los ‘spurs’, no escatimó en elogios hacia ti ¿Crees que si Sherwood sigue la próxima campaña será más fácil hacerte un hueco en el primer plantel del club del norte de Londres?

R: Sin duda Tim ha sido mi mayor apoyo en el Tottenham. Aunque esté aquí en el Arouca, él sigue pendiente de mí. Quizás si sigue la próxima temporada yo pueda contar con minutos pero aún no pienso en eso.

P: Llegas cedido al Arouca. ¿Cuáles fueron las circunstancias de tu llegada al modesto equipo portugués?

R: Quise venir porque quería tener muchos minutos y la liga portuguesa me venía bien para mi fútbol. Creo que está siendo un gran año para mí.

P: ¿En tu opinión que crees que aportas en el equipo que dirige Pedro Emanuel?

R: Bueno todos aportamos algo. Creo que uno de mis puntos fuertes es que soy bueno en el uno contra uno y además he contribuido con asistencias y goles tanto en liga como en copa.

P: Y por otro lado, ¿qué crees que va a aportar esta experiencia en el fútbol portugués a tu carrera?

R: Sin duda va a aportarme mucho. También me ha venido bien para darme a conocer en otro país.

P: Antes de comenzar la liga, señalaban al Arouca como el rival más débil y claro colista ¿crees que habéis cerrado algunas bocas?

R: Antes de empezar nadie apostaba por nosotros pero tenemos buen equipo y estamos cerca de nuestro objetivo

P: Tras tu expulsión ante Olhanense, la prensa lusa achacó el hecho a tu juventud e inexperiencia, ¿estás de acuerdo?

R: No porque fue un lance desafortunado. En la segunda amarilla, simplemente no estaba esperando a que pitase para reanudar el juego y no escuché el pitido, el arbitro pensó que estaba perdiendo tiempo, por eso me amonestó.

P: Tu único gol con el club arouquense ha sido en Braga y sirvió para arañar un punto, ¿estás ansioso por marcar ante tu afición en el Municipal de Arouca?

R: Ya he marcado un gol en casa, fue en la Taça da Liga y espero poder marcar alguno más de aquí al final de temporada.

Cristian Ceballos celebra su gol ante el Sporting de Braga/ C. Ceballos

Cristian Ceballos celebra su gol ante el Sporting de Braga/ C. Ceballos

P: ¿Cuál crees que es la mayor virtud o punto fuerte que tiene el Arouca?

R: Es indiscutible que somos un gran grupo y que individualmente tenemos cualidades para mantenernos en Primera.

P: Vuelves a coincidir con Iván Balliu con quien estuviste en las categorías inferiores del Barça, me imagino que será todo un apoyo para ti en esta etapa en el Arouca, ¿verdad?

R: Sí, sin duda ha sido un gran apoyo. Todo se hace mas fácil cuando conoces a alguien. Nos llevamos muy bien

P: Has estado en tres tipos de fútbol: el español, el inglés y el portugués. ¿Cuál crees que es más vistoso para el espectador?

R: Creo que para el espectador el fútbol inglés es más emocionante porque el juego nunca para, se juega a gran ritmo, sin embargo, el español y el portugués son mas técnicos y tácticos.

P: Pese a que no tienes una gran altura, tienes cierta facilidad a la hora de rematar a puerta con la cabeza, ¿esa cualidad radica en algún secreto?

R: No, simplemente intento colocarme bien y percibir donde va a caer el balón e intentar estar en una buena posición.

P: Hemos hablado de Brunete, pero también eres recordado por aquel famoso vídeo en el que demuestras tu habilidad con el balón ante los ojos de Ronaldinho. ¿Es el gaucho para ti el mejor futbolista que has visto?

R: Técnicamente, sí. Con Ronaldinho tuve la suerte de coincidir con él en un anuncio de Danet que no pudo salir debido a una ley de la obesidad infantil pero bueno, conservo el DVD del rodaje, y como persona es increíble, se portó muy bien conmigo y con mi familia.

P: Siendo cántabro, me imagino que tendrás simpatía por el Racing de Santander, ¿qué opinión te merece la situación por la que vive el club?

R: Pues la verdad es que está pasando una mala situación pero esperemos que poco a poco se vaya arreglando y que vuelva a estar en Primera, que es lo que se merece.

P: ¿Gastronomía española o gastronomía portuguesa?

R: Ambas, porque la verdad es que son muy parecidas. Se como muy bien en los dos lugares. 

P: ¿De no ser futbolista que te hubiera gustado poder ser?

R: Supongo que me dedicaría a cualquier cosa relacionada con el deporte, aunque no me imagino mi vida sin el fútbol.

Nacho Mateo

Periodista, hice mis primeros pinitos en la prensa deportiva local y luego soñé con emprender. Curioso por naturaleza, también soy productor audiovisual. Cada uno se marca su propia frontera