Mariano Pernía: “Luis Aragonés me preguntó si quería ir al Mundial y no lo dejé ni acabar”

 

Mariano Pernía fue once veces internacional con España/ Getty Images

Mariano Pernía tuvo una carrera futbolística meteórica en España, y eso que ya llegó a nuestro fútbol con 25 años. Recreativo de Huelva, Getafe y Atlético de Madrid lo vieron subir su banda izquierda y también disfrutaron de una gran cantidad de goles de bellísima factura, sobre todo en Getafe. En el sur de Madrid vivió sus mejores temporadas, rindió a un nivel altísimo, tanto que fichó por el equipo rojiblanco y jugó un Mundial con España cuando había conseguido la nacionalidad muy pocos meses antes. Ahora, ya retirado y en su Argentina natal ha cambiado de oficio, se ha pasado a la otra pasión familiar, el automovilismo. Muy amablemente Mariano Pernía ha atendido a la llamada de La Paradinha.

Pregunta: En España todo el mundo recuerda al Mariano Pernía futbolista pero pocos sabrán que ahora eres piloto de coches. Cuéntanos en qué consiste tu nueva vida, ¿cómo te va en esta nueva profesión?

Respuesta: Es una tradición familiar, mi padre que también fue futbolista aquí en Argentina, jugó en Boca Juniors nueve años, jugó en Velez y  cuando se retiró condujo coches de carreras. El automovilismo aquí es el segundo deporte, es como las motos en España y es muy popular. Mi hermano Leonel, actualmente, es uno de los pilotos ‘top’ de Argentina y también jugó al fútbol hasta los 30 años, así que cuando se retiró se dedicó a los coches. Y yo sabía que tarde o temprano iba a terminar con lo mismo porque me apasiona también. Además para matar ese ‘bichito’ del alto rendimiento, y de estar compitiendo día a día, sirve mucho.

P: Además, para haber sido futbolista más allá de los 30 y pasarte luego al motor no te va nada mal, ¿no?

R: No estamos mal. Hasta los 34 jugué al fútbol y sobre los 35 empecé a correr y estamos a un nivel muy alto. Al criarme con mi padre en los coches me crié dentro del ambiente, entonces conocía absolutamente todo. Obviamente, nunca había estado arriba del coche pero yo la teoría ya la sabía y eso ayuda mucho.

P: Ya yéndonos a tu carrera de jugador te vimos hace poco por España en la despedida del Calderón. ¿Cómo fue? ¿Muchas emociones?

R: Muchísimo. Muy, muy emotivo. Me gustó mucho y me entristeció también, pero todo es para mejorar. Obviamente tengo recuerdos imborrables del Calderón y si me das a elegir prefiero que no cambien de campo, por sentimientos personales. Pero creo que lo que está haciendo el club es muy bueno tanto a nivel deportivo, de resultados, como a nivel de institución. Están avanzando a pasos agigantados y se están acercando mucho a los ‘top’ de Europa que es a lo que tiene que aspirar el Atlético.

P: ¿Cómo fueron para ti las temporadas de rojiblanco?

R: En lo personal muy buenas, en lo deportivo no fueron de la forma que más quería… hubiera preferido tener la temporada que tuve en Getafe, pero bueno, es un club totalmente distinto, unas metas muy distintas también a las que tenía marcadas en Getafe a nivel grupal. Es más difícil, hay mucha más competencia, cambian un montón de cosas que hacen que por ahí no puedas rendir al 110% como estaba haciéndolo en Getafe.

P: ¿Cómo ves al Atlético actual, sobre todo desde la llegada del ‘Cholo’ Simeone?

R: Lo del ‘Cholo’ es increíble. Yo recuerdo, lo cuento aquí en todos lados, que en la época en que yo llegué al Atlético de Madrid en 2006, el ‘Cholo’ hace unas declaraciones en las que dice que estaba haciendo el curso de entrenador y que le gustaría entrenar al Atlético de Madrid. Desde ese día, cada vez que jugamos en casa la gente coreaba su nombre con el “ole, ole, ole, ‘Cholo’ Simeone”. Imagínate lo que fue después cuando llegó y encima con los resultados que tuvo. Me parece que el ‘Cholo’ es amo y señor del club, hace y deshace lo que quiere. Obviamente, siempre de la mano de Miguel Ángel Gil Marín y de Enrique Cerezo que hicieron al club estar en la posición que está.

P: Llegaste al Atlético en el año  2006, justo ese mismo verano jugaste el Mundial con España.Te pasaron cosas muy importantes en muy poco tiempo, ¿no?

R: Fue un año increíble. La temporada fue realmente buena, en febrero o marzo firmo contrato ya con el Atlético de Madrid y después me sale el ir a jugar el Mundial. Fue un año que no voy a borrar nunca de mis recuerdos, fue el mejor año de mi carrera deportiva, sin duda. Ya desde que me fui de Argentina para el Recreativo de Huelva, el vuelco en mi carrera deportiva fue inmenso, fue pasando todo muy rápidamente. Imagínate, llegué a España con 25 años y con 28 estaba jugando un Mundial y fichando por el Atlético de Madrid. Pasó todo tan rápido que en ese momento no lo podías apreciar. Ahora es cuando sí te paras a pensar en todo lo que viví.

P: ¿Cómo fue ese proceso por el que te convoca la selección española para el Mundial?

R: Luis Aragonés dio la lista e iban Asier del Horno y Antonio López, era lógico que yo no estuviera porque no había sido convocado nunca. Pero Asier estaba lesionado, creo que del tendón de Aquiles, estuvo la primera semana a ver si se podía recuperar y le dolía mucho. Yo ya estaba en Argentina de vacaciones y me llama la secretaría de la selección, me pasa directamente con Luis Aragonés y me dice que si quería ir al Mundial, creo que no dejé ni acabar a Luis (risas) y pude jugar el Mundial con España.

P: En España la figura de Luis Aragonés es muy respetada, ¿cómo fue tu relación con él?

R: Muy buena. Ya unos años antes cuando entrenaba al Mallorca me llamó y me dijo que me quería en el Mallorca que iban a hacer un equipo que aspirase a clasificarse para la Champions, también me comentó que estaba pendiente de si podía acabar en la selección. Al final le salió lo de la selección, no fui a Mallorca y él me acabó llevando al Mundial. Imagínate…

P: ¿Qué significaron para ti tus dos temporadas en el Getafe?

R: Lo significaron todo. Por eso pude ir a un Mundial y firmar por el Atlético de Madrid. En Getafe estuve muy a gusto, había un gran vestuario, además, la gente de Getafe te trata muy bien y es muy cercana. Además tenía otro funcionamiento como club, si pasaba cualquier cosa podías hablarlo directamente con el presidente. Era todo muy cercano. En lo deportivo, además, nos fue muy bien porque en la primera temporada quedamos novenos y en la segunda creo que también acabamos novenos u octavos. Nos fue muy bien y para mí fueron unos años muy importantes.

P: Decías antes que como te pasó todo tan rápido ahora es cuando sí te puedes parar a pensar en lo que viviste. ¿Qué se te pasa por la cabeza cuando piensas que siendo lateral hiciste diez goles en una temporada?

R: Es algo increíble. Me salía todo, tenía mucha confianza. Yo pienso que tu cabeza influye mucho en el momento en el que estés. Recuerdo un gol contra el Betis que despejó Assunção un centro en el primer palo y yo remate de 35 metros sin dejarla caer y entró. Me salía todo, estaba muy bien y con confianza, por eso hice tantos goles siendo lateral.

P: Hablabas del gol al Real Betis, pero no fue el único golazo que hiciste. ¿Cuál es para ti el mejor gol que has hecho?

R: Ese del Betis fue muy bueno, además al final empatamos. Recuerdo otro que le hice al Barcelona, que también fue muy bueno pero ese no sirvió para nada porque perdimos. Al Espanyol también le hice un buen gol de falta en un partido que marqué dos goles, algo muy raro para un lateral. Hice el segundo gol y el penúltimo en un partido que ganamos cinco a cero. Pero a mí me importan más los goles que sirvieron para conseguir cosas, que nos sirvieran para conseguir puntos, más allá de que fuesen bonitos.

Golazo de Mariano Pernía al Barcelona/ Blissey9

P: Te habrá alegrado mucho el ascenso del Getafe, ¿no?

R: Sí, claro, muchísimo. Estoy muy contento por la vuelta del Getafe a Primera, por el momento que vive el Atlético y espero que le cambien las cosas al Recreativo de Huelva, son los tres equipos para los que jugué en España. El Decano del fútbol español no puede vivir esta situación y espero que todo cambie y vuelva pronto a donde se merece. Y si no es en Primera que sí sea por lo menos en Segunda.

P: Llegas al Recre en la Navidad de 2003 y en seis meses vives un descenso y una final de Copa, ¿qué recuerdas?

R: Llego en enero y teníamos sólo nueve puntos, estábamos casi descendidos y conseguimos pelear hasta el final por salvarnos y encima clasificarnos para final de la Copa del Rey. Hicimos un semestre buenísimo, yo hice dos goles en ese tiempo, pero a la final llegamos ya un poco más bajos de moral por el descenso y no pudo ser. En Huelva estuve muy bien, la gente es muy cercana, seguimos teniendo una familia con la que mantenemos el contacto. El Recre fue mi primer equipo al salir de Argentina y mi familia y yo le tenemos mucho cariño a Huelva. Después del descenso seguí un año más a ver si podíamos ascender y estuvimos cerca, quedamos sextos, pero al final no se dio.

P: De aquella final de Copa tendrás recuerdos imborrables, ¿no?

R: Aún recuerdo como si fuera hoy el recibimiento que nos hicieron los aficionados en la puerta del estadio cuando llegamos en el autobús. Lo tengo grabado en mi cabeza, fue algo increíble que no voy a olvidar nunca.

P: Para acabar, ¿qué entrenadores han sido para ti los más fundamentales en tu carrera?

R: Todos, desde que llegué a España. Lucas Alcaraz que fue el primero, después Sergio Kresic y Paco Herrera. Todos han sido muy importantes. No quisiera quedarme con uno aunque obviamente si lo tuviese que hacer sería Bernd Schuster, pues con él tuve mi mejor temporada y además teníamos muy buena relación. Pero con todos tuve siempre buena relación, con Javier Aguirre los dos años que fue mi entrenador también.

Nacho Mateo

Periodista, hice mis primeros pinitos en la prensa deportiva local y luego soñé con emprender. Curioso por naturaleza, también soy productor audiovisual. Cada uno se marca su propia frontera