Desigual clásico francés

El París Saint-Germain se enfrenta al Olympique de Marsella en un Clásico que parece estar decantado a su favor/ LFP

El París Saint-Germain se enfrenta al Olympique de Marsella en un Clásico que parece estar decantado a su favor/ LFP

París Saint-Germain y Olympique de Marsella se enfrentan este domingo en el clásico por excelencia del fútbol galo. ‘Le Classique’ no es el partido más antiguo de Francia pero sí es el que más interés despierta en nuestro país vecino por las dimensiones de los dos clubes, los más grandes de Francia

Pocos alicientes quedan ya en la Ligue 1 mas allá de las plazas europeas y de comprobar si alguien es capaz de batir al PSG en el campeonato. Futbolísticamente el equipo de Laurent Blanc es muy superior al marsellés pero esto es un Clásico y el equipo de Míchel quiere dar una alegría a la afición y, de paso,  apurar sus opciones para asaltar el tercer puesto que da acceso a la previa de la Liga de Campeones.

La rivalidad entre estos dos equipos es joven ya que el PSG se fundó en 1970 pero tiene una vertiente cultural y social que lo convierte en algo más que un partido ya que se enfrentan la capital del estado contra una simple capital de provincia, el Norte contra el Sur, la opulencia parisina contra la clase obrera marsellesa. La rivalidad se tornó feroz a principios de los años 90 con la llegada del polémico Bernard Tapie a la presidencia del Marsella y la entrada de Canal+ Francia en el PSG. Se convirtieron en los equipos mas poderosos de Francia y se disputaban todos los títulos. Ambas aficiones presumen de sus logros, “A jamais les premiers” canta la hinchada marsellesa en referencia a que ganó en el primer clásico en 1971 y también el hecho de que fueron el primer (y único) equipo francés en ganar la Champions League con aquel inolvidable cabezazo de Basile Boli al Milan de Capello en Múnich. Los parisinos por contra presumen de ser el equipo más joven en ganar una competición europea, la Recopa de 1996, con tan sólo 26 años de vida con el gol de N’Gotty ante el Rapid de Viena.

En los últimos años la entrada de petrodólares qataríes en el PSG ha desigualado las plantillas y el equipo parisino sólo lucha contra sí mismo en la liga francesa mientras que su eterno rival debe conformarse con aspirar a competiciones europeas. La irrupción del gran Olympique de Lyon en el siglo XXI apaciguó un poco esta rivalidad pero el renacer del equipo parisino la ha vuelto a poner en lo más alto del fútbol francés.

Le Vélodrome se vestirá de gala este domingo a partir de las 21:00 horas para recibir a su ilustre enemigo, pero ¿tiene alguna opción el Marsella de ganar al PSG? Pues pocas, pero alguna tiene. Si el PSG se está caracterizando por comprar lo mejor del mercado europeo, el Olympique está atrayendo a jóvenes valores como N’Koulou, Rekik, Mendy, Ocampos, Dja Djédjé o Batshuayi más los retornos de Rémy Cabella y el último de  Florian Thauvin quién volverá a disputar un partido en Marsella tras su fallido paso por el Newcastle. A este nutrido grupo de jóvenes valores hay que añadir los experimentados internacionales como Mandanda, Lass Diarrá, Mauricio Isla o Abdel Barrada que forman un bloque capaz de dar un susto a cualquiera en un buen día.

Juan Vicente Safont

Fútbol, geografía y viajar. Pura vida