¿El último partido de Iker Casillas?

Casillas puede decir adiós a la Champions/ Reuters

Iker Casillas, el portero que ha hecho que, junto con Buffon, muchos clamen que ya es hora que el Balón de Oro recaiga en un portero, (algo que sólo ocurrió una vez, con un tal Lev Yashin), y cuyo extenso palmarés, (ya sea con el Real Madrid, ya sea con España), da fe de su grandeza como jugador, puede jugar esta noche su último partido de la Liga de Campeones.

El galáctico que prefirió ser igual de terrenal que cualquier vecino de su Mostolés natal, y que acumula en sus vitrinas tres Copas de Europa así como 171 partidos de Champions en su haber (récord absoluto), puede decir adiós a la competición que le ha dado más noches de gloria, si su equipo, el Oporto, cae eliminado (que parece muy probable) a manos de la Juventus de su gran amigo Buffon.

Y es que a sus 35 años, Casillas termina contrato en el club portista, que unido a la duda si tendrá que volver a residir en Madrid por el fin de la excedencia de su esposa, Sara Carbonero, en Mediaset, hace pensar que el cancerbero diga adiós a la máxima competición europea.

De esta manera, a no ser que ocurra una machada en Turín, el que iba a ser un ‘one club man’ en el Real Madrid (el tema de marcharse ‘por la puerta de atrás’ del conjunto blanco, es otro tema interesante a tratar) se despedirá de su querida Champions, esa que en el 2000 le encumbró, cuando sentó a un veterano Illgner y le comió ‘la tostada’ a Bizzarri, aquella que le hizo reafirmarse en 2002 cuando salió por el lesionado César y realizó paradas vitales para lograr la ‘Novena’, o que le hizo resarcirse de una temporada liguera a la sombra de Diego López.

Así, se pondrá fin a una de los bellos romances que ha dado el fútbol, una historia de amor que ha sido beneficiosa para ambos, para Casillas por engrandecer su leyenda con sus hazañas en este torneo, para la Champions en sí por las grandes actuaciones del meta que han puesto aún más condimento a ese espectáculo futbolístico. Por todo ello, cabe esperar que las gradas de Turín, los aficionados de Oporto, de Madrid, o de cualquier lugar que se respire fútbol y los medios de comunicación, brinden un sonoro aplauso de agradecimiento a Iker Casillas, en su más que segura despedida de su querida Liga de Campeones.

 

 

Nacho Mateo

Periodista, hice mis primeros pinitos en la prensa deportiva local y luego soñé con emprender. Curioso por naturaleza, también soy productor audiovisual. Cada uno se marca su propia frontera

Deja un comentario