Los inventos de Platini

Michel Platini está empecinado en hacer historia como dirigente de la UEFA/ AP

Michel Platini está empecinado en hacer historia como dirigente de la UEFA/ AP

Otrora gran futbolista, alcanzando la gloria en momentos puntuales como la Copa de Europa de 1985 obtenida con la Juventus, o el Campeonato de Europa de Naciones conquistado con su selección un año antes, a Michel Platini parece que la notoriedad que le dio su prestigio como futbolista le ha enganchado tanto que quiere conservarlo y para ello se convirtió en presidente de la UEFA. Así, tendría carta blanca para hacer sus experimentos que aumentara su celebridad para llegar al fin que persigue todo ser humano, la inmortalidad.

Platini desde su puesto como máximo dirigente del organismo que rige el fútbol europeo, ha puesto una serie de medidas novedosas que no han dejado indiferente a nadie. La implantación de los árbitros de área para las competiciones europeas o la proyección de una Eurocopa con multiples ciudades de diversos países para 2020 son curiosas aportaciones que sin duda llevan el sello del exfutbolista francés.

Pues bien, si Platini tuviera aún más peso en la UEFA, revolucionaría el fútbol para hacerlo más ‘eficiente’. Según revela en su libro Parlons Football (hablemos de fútbol) publicado recientemente, el dirigente galo propone varias sugerencias para ‘mejorar’ el fútbol. La más característica es que los equipos puedan hacer hasta cinco sustituciones para “ganar tiempo”, pudiendo hacer dos sustituciones en el descanso y las otras tres en el transcurso del juego como hasta ahora.

Pero la genialidad rompedora de Platini es la creación de las tarjetas blancas. Para luchar contra la actual “manía de protestar las decisiones del árbitro”, el presidente de la UEFA propone esa tarjeta blanca que supondrá una expulsión temporal de diez minutos al jugador que vea dicha cartulina. Y como colofón, Platini cree los árbitros de área que en su día se sacó de la manga deben tener potestad de entrar al campo si fuera necesario. Si no era suficiente con un trencilla llevando el control del partido, ahora pon dos más para hacer más divertida la ocasión.

Si bien el purismo en un deporte es malo, intentar, aunque sea con meras propuestas hechas en foro interno, revolucionar el fútbol con medidas cuasi estrambóticas es peor aún. Si el señor Platini quiere conseguir la gloria también en su faceta de directivo que piense en incorporar la tecnología al fútbol no a aplicar medidas sacadas de su chistera.

Nacho Mateo

Periodista, hice mis primeros pinitos en la prensa deportiva local y luego soñé con emprender. Curioso por naturaleza, también soy productor audiovisual. Cada uno se marca su propia frontera