2001, el Mundial de Clubes que no fue

El Real Madrid del recién aterrizado Figo, uno de los atractivos de ese Mundial de Clubes que no fue/ Allsports

El Real Madrid del recién aterrizado Figo, uno de los atractivos de ese Mundial de Clubes que no fue/ Allsports

San Lorenzo y Real Madrid nos agasajarán con una interesante final del Mundial de Clubes este sábado. Para el club blanco, como hemos recordado en nuestra guía de este torneo, es la segunda vez que compite en este torneo tras la probatura del año 2000. Esa probatura iba tener continuación en 2001 con un campeonato que iba a desenvolverse en España y con un mayor número de sedes.

Inicialmente, este segundo mundial de clubes se iba a desarrollar en enero, pero la crisis institucional de ISL (empresa que negociaba los derechos de retransmisión de los torneos de la FIFA), la competición fue aplazada para junio, en un formato mayor donde el número de equipos participantes se ampliaría en relación con el torneo del año 2000.

Pasaban los días y el torneo iba tomando forma llegándose a sortear los grupos y las fechas, sin embargo la crisis de ISL, que más tarde se transformó en un escándalo de sobornos a dirigentes de la FIFA como João Havelange (que desembocó en el cierre de la ISL con una deuda de más de cien millones de euros), hizo que el campeonato fuese finalmente cancelado, y no volvería hasta 2005, con un formato más simple de eliminatorias, que es el que conocemos hoy día.

¿Cómo hubiera sido el Mundial de Clubes 2001?

Queriendo limar las injusticias cometidas en el ‘Mundialito’ anterior, la FIFA invitó al Palmeiras, campeón de la Libertadores en 1999, y que había quedado fuera del torneo del 2000, por lo que en vez de dejar fuera al Boca Juniors (campeón de la Libertadores del 2000) y repetir errores, decidió ampliar el número de participantes para esa edición del 2001.

De esta manera, la mayoría de los organismos federativos (CONMEBOL, UEFA, además de CAF, AFC y CONCACAF) tendría dos participantes cada uno.  Sólo Oceania (OFC), por ser de menor calado, tendría un único representante.El anfitrión, en ese caso España, tendría mínimo un representante asegurado.

Se clasificaron entonces los siguientes equipos para el torneo: Representando a Asia, estaban el saudí Al-Hilal, campeón de la AFC Champions League y el Júbilo Iwata nipón, sucampeón asiático. De Sudamérica serían los ya citados Palmeiras y Boca Juniors. Por África, se clasificaron el Hearts of Oak ghanés, campeón de la Liga de Campeones de la CAF y el Zamalek egipcio, campeón de la Copa CAF  de 2000. Por la Concacaf, irían Los Angeles Galaxy, tras adjudicarse la Copa de Campeones y el Olimpia hondureño en condición de subcampeón. Mientras que representando a Oceania acudiría el Wollongong Wolves australiano.

Los últimos tres clasificados saldrían de Europa. Además del campeón de la Liga de Campeones de la 99/2000, el Real Madrid, se clasificarían para el Mundial de Clubes, el Galatasaray turco como campeón de la UEFA, y el Deportivo de La Coruña, campeón liguero de la época, como club anfitrión.

El Deportivo de Fran y compañía se vio privado de jugar con el Boca Juniors/ Getty Images

El Deportivo de Fran y compañía se vio privado de jugar con el Boca Juniors/ Getty Images

El sorteo determinó estos grupos: Boca Juniors, Deportivo, Wollongong y Zamalek en el A; Palmeiras, Al Hilal, Olimpia y Galatasaray en el grupo B; y finalmente Real Madrid, Júbilo Iwata, Los Angeles Galaxy y Hearts of Oak en el grupo C. El primer clasificado de cada grupo, además del mejor segundo, disputarían unas semifinales, que tendría como sedes tanto Riazor como el Santiago Bernabéu.

En definitiva, se proyectó un torneo en el que se pudiera haber visto duelos como un Deportivo-Boca Juniors, o un Palmeiras del meta Marcos parando los tiros del Galatasaray efectuados por Mario Jardel, e incluso un Real Madrid de Figo, Raúl, Morientes y compañía medirse ante los exóticos Júbilo Iwata o Hearts of Oak. Pero un escándalo de la FIFA privó a todos los aficionados de ello.

Nacho Mateo

Periodista, hice mis primeros pinitos en la prensa deportiva local y luego soñé con emprender. Curioso por naturaleza, también soy productor audiovisual. Cada uno se marca su propia frontera