Disidencia de Oro

Osvaldo Alonso, el disidente cubano más conocido/ Fox Sports

Osvaldo Alonso, el disidente cubano más conocido/ Fox Sports

Esta medianoche la selección de Cuba se despedirá de la Copa Oro ante una Guatemala que sí tiene opciones de seguir en el entorchado americano. De momento el combinado caribeño se lleva de su participación en la Gold Cup 2015 dos derrotas, una de ellas abultada ante México (6-0) y algo que ya es tradición en las filas cubanas cada vez que asiste a un evento como este, la disidencia de algunos de sus jugadores.

Es conocido el malestar de parte de la población cubana con el régimen de los hermanos Castro y el gran número de disidencia y huida a Estados Unidos de cubanos que ha habido desde hace décadas. Por lo que la Copa Oro, que siempre han tenido como anfitrión a Estados Unidos, ha sido una oportunidad para los futbolistas de la selección de Cuba que estén descontentos con su país, abandonen ‘el barco’ y se refugien en tierras estadounidenses gracias al apoyo de amigos o familiares que ya viven allí como exhiliados políticos, y esa oportunidad ha sido recientemente aprovechada por dos futbolistas de los ‘Leones del Caribe’.

Un día antes del debut del combinado cubano en esta competición  ante la selección mexicana en el Soldier Field de Chicago, Raúl González Triana, seleccionador cubano, citó a sus jugadores para un entrenamiento vespertino, y fue entonces cuando advirtieron que uno de sus futbolistas se había volatilizado. Keiler García, delantero de 25 años del Camagüey, abandonó su habitación de hotel aprovechando el descanso de después del almuerzo y ahora mismo se encuentra en paradero desconocido. No sería la única ‘fuga’ pues un par de días después de caer estrepitosamente ante México, la delegación cubana que partía para el aeropuerto de Chicago para tomar un vuelo que los llevaría a Phoenix (sede del encuentro que enfrentó a Cuba contra Trinidad y Tobago) volvía a sufrir otra ‘baja’, pues el guardameta suplente Arael Argüellez no aparecía por ningún lado. El cancerbero de 28 años perteneciente al FC Cienfuegos salió esa misma mañana del hotel tras recibir la visita de unos amigos residentes allí y hasta la fecha no se supo más de él.

Sólo queda un día más de estancia para el cuadro cubano en Estados Unidos, por lo que aún no se descarta que hubiera una deserción más, aunque la tradicional media que llevan los ‘Leones del Caribe’ es de dos fuga cada vez que juega la Copa Oro.

Una década de fugas en Copa Oro

Enero del 2002: Los jugadores Rey Angel Martínez y Alberto Delgado (por aquel entonces ambos delanteros del Ciudad de La Habana) abandonan la selección nacional durante la Copa Oro celebrada en Los Angeles. Tras su huida fueron acogidos momentáneamente por los Colorado Rapids de la MLS, y posteriormente, ‘Boom-Boom’ Martínez se dedicaría al fútbol sala en varios equipos estadounidenses y Delgado terminaría jugando al fútbol en Puerto Rico.

Julio del 2005: Tras un partido de la Copa Oro en Seattle, escapan de la selección cubana Yaikel Pérez (Ciudad de La Habana) y Maykel Galindo (Villa Clara). El segundo se refugiaría jugando al fútbol en Puerto Rico, mientras el segundo se convirtió años después en una de las principales figuras del extinto Chivas USA (al que llegó procedente del Seattle Sounders) y posteriormente siguió su periplo en el futbol estadounisense con el FC Dallas (MLS) y el Orange County Blue (USL).

Junio del 2007: Los jugadores Osvaldo Alonso (Pinar del Río) y Lester Moré (Ciego de Ávila) dejan la selección nacional en la Copa Oro en Houston antes de regresar a Cuba. Moré tuvo un breve paso por las ligas menores del ‘soccer’ mientras que Alonso es hoy una de las principales figuras de los Seattle Sounders.

Junio del 2011: El delantero Yosniel Mesa (Cienfuegos) abandona la selección en Charlotte después del segundo partido de la Copa Oro contra México. Hasta la fecha no ha trascendido nada de él.

 

Nacho Mateo

Periodista, hice mis primeros pinitos en la prensa deportiva local y luego soñé con emprender. Curioso por naturaleza, también soy productor audiovisual. Cada uno se marca su propia frontera