Harry Kane, el chico que no podía dejar de marcar

Decir gol y decir Harry Kane son sinónimos en White Hart Lane/ Reuters

12 de marzo de 2017. Dos de la tarde. hora local. Partido de cuartos de final de la FA Cup. Se enfrentan el Tottenham Hotspur, segundo clasificado en la Premier League, ante el Milwall, sexto en la Ligue One  (la tercera división del fútbol inglés). Minuto diez, empate a cero en el marcador. La estrella de los locales, Harry Kane, realiza un disparo escorado que el portero rival detiene. Un defensor del Milwall hace una entrada tardía y golpea a Kane en el tobillo. El delantero inglés cae al suelo dolorido y pide el cambio. White Hart Lane contiene la respiración.

Harry Edward Kane nació un 28 de julio de 1993 en Chingford, Inglaterra. Creció en su ciudad natal, y estudió en la Chingford Foundation School, donde conoció a Katie Goodland, madre de su hija y la mujer de su vida. La fama no se le ha subido a la cabeza. Harry no es una estrella tradicional. Harry no bebe alcohol ni sale a discotecas. A Harry le gusta pasar su tiempo libre jugando al golf. Con respecto a eso, el propio Kane afirma: “Creo que mis genes deportivos provienen de mi familia materna, aunque en mi hogar siempre se discute esto. A mi padre probablemente no le guste lo que voy a decir, pero mi abuelo materno, Eric, era un buen futbolista y jugaba a un nivel decente.

Harry comenzó su carrera deportiva en el Ridgeway Rovers, club local, pero a los ocho años entró en las categorías inferiores del Arsenal. Sin embargo, tan solo un año después, fue liberado. Arsène Wenger aún lamenta esto. El joven delantero regreso a su antiguo club, pero inmediatamente fichó por el Watford. Dos años después, llegó al Tottenham Hotspur.

De vuelta tras una cesión al Leyton Orient, Harry debutó con los ‘spurs’ el 25 de agosto de 2011 ante el Hearth of Midlothian, en un partido de vuelta de play-offs de la Europa League. En ese encuentro falló un penalti que le cometieron a él mismo. Seis partidos y un gol anotado después, en diciembre, fue nuevamente cedido, esta vez, precisamente, al Millwall. El entrenador de dicho club, Kenny Jackett, declaró que era “una buena incorporación para el equipo en la segunda mitad de la temporada”. Razón no le faltó. Harry Kane anotó siete goles en los últimos catorce partidos de la campaña, y fue nombrado ‘Mejor jugador joven’ de la temporada 2011/12 del Milwall.

En la 2014/15, Kane ya estaba asentado en el Tottenham, pero seguía sin ser un fijo en el once. Por delante tenía a Roberto Soldado y Emmanuel Adebayor. Mauricio Pochettino, su entrenador, confiaba aún así en él, y le fue dando minutos para que los aprovechara. Y vaya si los aprovechó. Kane asistió a Dier en el gol de la victoria ante el West Ham United. Kane marcó en los dos partidos de play-offs de Europa League ante el AEL Limassol. En la ida, el gol de la victoria en el minuto 80. En la vuelta, el que abrió el marcador que reflejaría un 3-0 al final del partido. Kane marcó ante el Nottingham Forest en la Copa de la Liga. Un mes después, Kane marcó un hat-trick ante el Asteras Tripolis, nuevamente en Europa League. En ese mismo partido, Kane jugó los últimos tres minutos como portero, debido a la expulsión de Lloris.

Kane marcó de falta en el minuto 90 el tanto de la victoria de su equipo ante el Aston Villa. Kane marcó el gol del empate ante el Hull City. Kane le marcó dos goles al por entonces líder la Premier League, el Chelsea. Kane marcó otros dos goles contra el West Bromwich Albion. Kane. Kane. Kane. En toda Inglaterra resonaba ese apellido. El bautizado por la prensa como ‘HurriKane’ fue nombrado Jugador del Mes de enero en la Premier, y el dos de febrero de 2015 firmó un nuevo contrato de cinco años y medio con su equipo. Cinco días después, volvió a marcar un doblete, esta vez ante el Arsenal, rival histórico del Tottenham. Tras esto llegaron Liverpool y West Ham. Más goles de Kane. Harry se convirtió en el cuarto jugador de toda la historia de la Premier en ganar el trofeo al Jugador del Mes dos veces consecutivas, pues volvió a alzarlo en marzo. Ese mismo mes marcó otro hat-trick al Leicester City.

Harry Kane sufrió un percance en el partido contra el Millwall/ Getty Images

La evolución del ‘HurriKane’ con el Tottenham puede medirse con meras cifras. Temporada 2013-14, nueve partidos y cuatro goles. Temporada 2014-15, 51 partidos y 31 goles. Temporada 2015-16, 50 partidos, 28 goles y Bota de Oro de la Premier League. El chico no podía dejar de marcar goles.

12 de marzo de 2017. Cuatro de la tarde. El Tottenham le ha endosado un 6-0 al Millwall, y está en semifinales de la FA Cup. Sin embargo, la celebración no es muy exhaustiva. Se podría decir que hasta se nota cierto aire de tristeza. De angustia. De preocupación. Harry Kane tiene dañados los ligamentos del tobillo. Estará entre cuatro y seis semanas de baja. Una lesión similar la sufrió a principio de curso, que le mantuvo alejado de los terrenos de juego seis semanas. A Harry no le importó. Suma 29 partidos y 24 goles en lo que va de temporada. El Tottenham pierde a su referencia, a su estrella, en los partidos clave de la temporada. Pochettino, aún así, respira tranquilo. Podría haber sido peor. Sabe que el ‘HurriKane’ volverá, y más fuerte. No sería la primera vez.

David Hormigos

Futuro periodista y amante del fútbol. Me encanta analizar equipos y jugadores, seguir el mercado de fichajes y debatir sobre el deporte rey (siempre desde el respeto). Luchando para que mi pasión se convierta en mi profesión.