Polifacéticos

Angoy triunfó en el fútbol americano/ Gustau Nacarino

Angoy triunfó en el fútbol americano/ Gustau Nacarino

Muchos tiernos infantes se ven alentados por sus padres a apuntarse a actividades extraescolares principalmente para llenar su ocio y ‘estar ocupados’ un par de horas. En algunos casos, ciertos padres quieren convertir a sus hijos en el deportista total con la excusa de que el deporte enseña ciertos valores y terminan apuntando a sus retoños a varias disciplinas a lo largo de su infancia. Y a veces da resultado y unos cuantos pequeños ejemplifican que una persona se pueden desenvolver con soltura en deportes dispares.

Recientemente algunos medios se han hecho eco de la figura de Cristina Sánchez-Quintanar . La joven española ha practicado fútbol, baloncesto y tenis en los equipos de la Universidad de Texas A&M (participando en tenis y fútbol anteriormente con Maryland State), siendo la primera deportista en militar  en tres deportes diferentes en la NCAA. La polifacética deportista de Campo de Criptana destaca principalmente en tenis y fútbol, y fue en este último deporte donde goza de más popularidad en tierras americanas. Así, Sánchez-Quintanar recuerda a otros deportistas que han sido consagrados por el fútbol pero que también hicieron sus pinitos en otros deportes.

Uno de ellos, es una leyenda futbolística como Lev Yashin, campeón de Europa en 1960 con la Unión Soviética y el único portero que ha obtenido el Balón de Oro. La ‘araña negra’ ingresó en 1950 en el Dynamo de Moscú como meta reserva y mientras esperaba su oportunidad se metió en una portería más pequeña, la de hockey de hielo. En la sección de hockey hielo del Dynamo estuvo tres años y conquistó el campeonato soviético de 1953, hasta que la lesión del cancerbero titular de la sección balompédica, Alexei Khomich, le abrió un sendero que le deparó gloria y éxitos deportivos sin igual.

Pero si hay dos deportes dispares entre sí por excelencia esos son el fútbol y el baloncesto. Sin embargo, ha habido futbolistas que se han mostrado hábiles tanto a la hora de chutar un balón como de tirar a canasta. Es el caso Paulo Wanchope. El costarricense antes de golear en la Premier y la selección tica disputó un Centrobasket con la selección juvenil de Costa Rica y llegó a estar becado por el Vincent Memorial College  estadounidense. Otro ejemplo es Óscar Ustari, que antes de ingresar con catorce años en Independiente de Avellaneda hizo sus pinitos en el baloncesto. De hecho, el portero del Sunderland reconoció, en una entrevista a Don Balón, que el juego que inventara James Naismith es su autentica pasión y que el fútbol lo ve sólo como una forma de ganarse la vida.

El caso español lo protagoniza Jesús Angoy. El que fuera guardameta del Barcelona a la sombra de Andoni Zubizarreta fue profesional de un deporte poco seguido en España, el fútbol americano. El yerno de Johan Cruyff lideró como ‘kicker’ a los Barcelona Dragons de la extinta NFL Europa durante siete años para luego defender a los Badalona Drac y a los Bergamo Lions. Angoy además, rechazó ser el primer español en la NFL, tras desestimar una oferta de los Broncos de Denver, y alzó una World Bowl con los Dragons.

La nota de color la podría poner Christian Vieri tras desvelar que, junto al fútbol, su gran pasión es el cricket. El goleador italiano pasó su infancia y el comienzo de su juventud en Australia donde se enamoró del deporte insignia de la Commonwealth. Tanto es así, que mientras estaba en las categoría inferiores del Marconi Stallions (conjunto de fútbol de Sidney) disputaba campeonatos amateurs de cricket y, desde su retirada en 2009, espera que se le brinde la oportunidad de dedicarse profesionalmente a este deporte. Aún no le ha llegado oferta alguna.

Nacho Mateo

Periodista, hice mis primeros pinitos en la prensa deportiva local y luego soñé con emprender. Curioso por naturaleza, también soy productor audiovisual. Cada uno se marca su propia frontera